Carta de agradecimiento a Mariano Rajoy


A continuación “reproduzco” una misiva estándar que algunos spanish empresarios mandarían a Mariano Rajoy, presidente del Gobierno de España, a colación de la reforma laboral aprobada por su ejecutivo que supone una gran mentira (en campaña electoral reiteró que no abarataría el despido) y una loa para la precarización del trabajo. El autor de este blog confía en que los muchos empresarios responsables que hay en España (y los muchos que vengan) tengan presente que una relación justa entre empresa y trabajador es el mejor aval para la obtención de los mejores resultados para todos.

Viñeta extraída de javiguerrero.es
Trabajo Precario

                         Madrid, 12 de febrero de 2012

Estimado sr.Rajoy,

Desde mi humilde posición como Administrador de una pequeña consultora informática con 45 empleados quería felicitarle por la reforma laboral aprobada por usted y su equipo. No pude presenciar en directo la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, toda una pena porque me han dicho que fueron espectaculares tanto la presentación en Powerpoint como el peinado de Soraya. En ese momento me encontraba jugando al golf con unos clientes, pero rápidamente me puse al día leyendo La Razón y viendo Intereconomía. Menos mal que tenemos algunos medios de comunicación que velan por la verdad, y no esos perroflautas de La Secta y Prisa que parecen buscar otra Guerra Civil entre la gente de bien.

Ya era hora de que un Gobierno tuviera los cojones (perdóneme por la grosería) de mirar por los empresarios de esta país todavía llamado España. Los funcionarios que cobran un dineral de mis cotizaciones sociales que se ahorren los desayunos de una hora y los sindicalistas que se metan sus proclamas por dónde les quepa (perdóneme de nuevo). Aquí todo dios a currar. Tengo que reconocerle que tras la marcha del señor don José María Aznar me sumí en la depresión más profunda y desconfié de su elección como sucesor, sobre todo cuando prescindió de políticos tan capacitados como Zaplana y Acebes, adalides de la libertad en la búsqueda de todas las respuestas en la desgracia del 11-M perpetrada -todos los sabemos- por los criminales de la ETA. Ahora, no puedo sino mostrarme orgulloso por haberle votado.

Con esta carta quiero exponer cómo una empresa normal como la mía se beneficiará de la reforma laboral, premiando mi esfuerzo e inteligencia para sacarla adelante a pesar del hatajo de gandules que me rodea. Fíjate, Mariano, tengo dos comerciales que hace unos días se atrevieron a decirme que no iban a prolongar su jornada laboral “ni un minuto” porque no les había subido el sueldo desde que habían ingresado en la compañía ni les reconocía las horas extra. Evidentemente les quería poner de patitas en la calle, pero claro, me sentaba como a un perro un cantazo pagarles indemnización a razón de 45 días. Así que, nada, acogiéndome al artículo de flexibilidad de sueldos por productividad, les voy a bajar un 30%, a ver qué tal les sienta. Sus compañeros de departamento vienen de una ETT y se quedan todos los días hasta las 21:00 horas, ¡cómo tiene que ser!

Menos mal que nos abren la opción de bajar los salarios de estos maleantes, porque hasta ahora esos dichosos convenios colectivos nos obligaban a ¡subir el IPC! Veo que con la nueva normativa podemos reducirlos si encadenamos tres trimestres de reducción de las ventas. Mi empresa ha encadenado dos y en el tercero esperábamos una subida porque hemos captado a un buen cliente francés (ya ve usted, algún gabacho queda que nos estima a los “dopados” españoles), pero pensándolo mejor voy a contabilizar este ingreso en el cuarto trimestre, así puedo reducir los costes salariales un 15% a todos (bueno, el 30 a los más malignos). Espero que no piense usted que se trata de una estrategia sucia, pero no sabe todo lo que he sufrido para sacar adelante este proyecto. Además, necesito ahorrar para poder comprarme el chalet en la Moraleja. Vivir en el barrio de Salamanca, con tanto inmigrante por las calles, no es lo que era.

Y si no les gusta, ahí tienen la puerta. Ojalá pueda desprenderme de ese grupo de apalancados que tengo en mi empresa y pueda traer savia nueva. Siguiendo el espíritu de la ley, quiero a jóvenes menores de 30 años que vengan a comerse el mundo, con ganas, ilusión, que acaten lo que les diga un superior como yo, sin afiliación sindical… Y que me reporten bonificaciones en las cotizaciones sociales, coste cero en su despido hasta un año y, si encima vienen de cobrar el paro mucho mejor, porque así maquillo su sueldo bajo con el 25% que le va a seguir pagando el INEM. Toda ayuda al emprendedor es poca, Mariano. Porque pasan cosas que son sangrantes. Una administrativa que estuvo cuatro meses de baja en su embarazo y otros cinco por maternidad, me dice en su reincorporación que quiere ¡reducción de jornada! Esta debe creerse que el trabajo lo hace el espíritu santo, así que aceptaré su reducción pero en un turno partido, no sé, de 10 a 14 horas y de 16 a 19 horas, esto se podrá hacer, ¿no?

Caso aparte son las tres manzanas podridas que tengo como representantes legales de los trabajadores, que no sé cómo quitármelos de encima, el otro día se reunieron conmigo para pedirme cheques-restaurante para los empleados, increíble. En espera de nuevas ideas, a uno le voy a enviar a La Coruña (ay, la bella galicia, ¿a que sí?) a una oficinita que queremos montar, que para eso ahora existe flexibilidad geográfica total, y a otro le cambiaré de funciones, a lo mejor me puede llevar el café a mi despacho. En un esfuerzo sin precedentes, ¡le daré las gracias y todo! Quiero ver a todos estos conspiradores fuera con 20 días de indemnización, que me siguen pareciendo muchos, pero bueno. Lo único que no me gusta de la reforma es que tenga que pagar a mis empleados 20 horas de formación (o sea, le pago un sueldo y ¡¡¡encima tengo que formarle!!!), pero he pensando que podían hacer un curso de Excel de estos subvencionados por los sindicatos. He visto uno de los viernes por la tarde y sábados por la mañana, así aprenderán a hacer la o con un canuto.

En fin, acabo esta carta agradeciéndote tu buen trabajo y esperando verte fumando alguno de los Habanos que te envío. Un cordial saludo.

Zapatero abrió la veda

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Jose dice:

    Creo que Rajoy te acaba de petar el cacas como tengas a muchos subcontratados:

    Artículo 1. Intermediación laboral.
    Uno. El apartado 3 del artículo 16 del Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los
    Trabajadores, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, queda
    redactado del siguiente modo:

    «3. La actividad consistente en la contratación de trabajadores para cederlos
    temporalmente a otras empresas se realizará exclusivamente por empresas de
    trabajo temporal de acuerdo con su legislación específica. Asimismo podrán operar
    como agencias de colocación, siempre y cuando presenten una declaración
    responsable mediante la cual se manifieste que cumple con los requisitos
    establecidos en la Ley 56/2003, de 16 de diciembre, de Empleo, y su normativa de
    desarrollo al servicio público de empleo competente.»

    Me gusta

    1. Gracias por comentar. Simplemente recordar que esta es una carta ‘fake’ creada por el autor que sería firmada por algunos empresarios sin escrúpulos. Creo y espero que no por la inmensa mayoría.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s