El nacionalismo como arma de manipulación política

12/09/2012 at 23:34 1 comentario


La manifestación independentista convocada por la Assemblea Nacional Catalana (ANC) que reunió a millón y medio de personas en el centro de Barcelona en la Diada ha sacudido los cimientos de España. A rebufo de ella por primera vez un presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha anunciado solemnemente el firme propósito de que Cataluña sea una nación “por sí sola”. Volvemos a enarbolar la bandera de la independencia, de la desintegración que tanto parece gustar por estas tierras, sobre todo a unos políticos que lo ven como una oportunidad de sacar buen provecho. Dicho lo cual, ¿pueden los pueblos hacer uso del derecho de autodeterminación? ¿Podemos ver una Euskadi separada? Yo lo tengo claro: sí. Veamos algunas cuestiones y otras paradojas de esta situación.

  • Es indudable que la manifestación fue un éxito rotundo y que el sentimiento nacionalista en Cataluña ha crecido. Ha pasado de ser relativamente residual a una realidad palpitante. El Partido Popular tiene buena culpa de ello. La recogida de firmas del partido presidido por Mariano Rajoy contra el Estatut y el recurso al Tribunal Constitucional, o la petición de boicot a los productos catalanes, aliñada con frases como la del ex secretario general Ángel Acebes (“ETA se convierte en el tutor de la reforma del Estatuto de Cataluña”) han sido como una cerilla dentro de un bidón de gasolina. Su interés por asegurarse el voto de la derecha más radical les hizo ganar en hostilidad hacia esos catalanes que ahora, claro, se rebelan.
    Aunque ¡ojo!, paralelamente ha crecido el sentimiento anticatalán en España: las habituales chulerías de Joan Laporta o escuchar a Duràn i Lleida criticando que los catalanes estén “financiando” a los agricultores andaluces dan auténtica grima. Y es que, aunque es cierto que las nuevas generaciones catalanas, también los hijos de los emigrantes españoles, sienten con especial profusión esta nacionalidad, hay que resaltar que la educación tiene su importancia. Cuando con según qué planes y en qué escuelas, instruyen a los niños según un modelo nacionalista…
  • Gran manifestación independentista en Barcelona

  • Flaco favor para la convivencia han hecho los medios de comunicación de derechas. Escuchar a Federico Jiménez-Losantos perlas como “los españoles somos los judíos preferidos de los nazis catalanes” o a César Vidal decir que si los catalanes continúan con esta tónica, “como hijos vagos y gorrones, es mejor que agarren la puerta y se vayan”, no ayuda mucho. Se puede ser crítico con la gestión de los políticos de aquella región, pero insultar de esta forma a millones de personas es hasta delictivo.
  • Hablemos de CIU, sin duda el partido más travestido de nuestra democracia. Ha brindado su apoyo a gobiernos del PSOE y del PP para la gobernabilidad de España a cambio de componendas para Cataluña, así que no le ha debido ir tan mal cuando hasta Aznar hablaba catalán en la intimidad. Es bochornoso que se suba al carro de la manifestación -a la que no asistió Artur Mas pero sí Duràn, un tipo que siempre ha mantenido que no desea la desmembración de Cataluña de España- y que a partir de ahora priorice la “transición nacional” en vez de velar por los derechos sociales que tanto está recortando.
  • Es curioso que CIU reclame el avance hacia la independencia pocos días después de pedir al “maldito” estado español un rescate millonario porque, en caso contrario, ni podrán pagar a los funcionarios. Se habla de “déficit fiscal” y probablemente sea verdad; pero como existe déficit fiscal en Madrid, País Vasco, u otras regiones “ricas”. Se llama solidaridad con el resto de territorios, como cuando todos fuimos solidarios para que la Barcelona olímpica de 1992 presentara esa imagen tan fantástica a ojos del mundo. Y si Catalunya ahora está como está, es por la crisis y por la nefasta gestión primero de la propia CIU y después del tripartito PSOE-ERC-Los Verdes.
  • Rajoy y Mas hablan

  • Respeto a toda la masa de gente que salió a manifestarse en Barcelona con el lema “Catalunya, Estado de Europa’ envueltos con la Senyera, pero no entiendo porqué no hacen lo mismo cuando Artur Mas ha aplicado recortes tan brutales a los funcionarios, en sanidad y educación, mientras que mantiene partidas tan “importantes” como las embajadas en distintos países del mundo. Es como cuando un obrero sale a recibir al Real Madrid a la Cibeles pero se queda en casa cuando hay una manifestación para protestar contra la reforma laboral.
  • Los nacionalismos me parecen vestigios del siglo XIX, propios de las guerras carlistas, ya sean vascos, catalanes o españoles. Me parecen instrumentos en manos de los políticos para asegurarse su supervivencia, como está demostrando CIU en estos momentos. A veces se insultan, a veces se quieren, es como el “1984” de Orwell y las guerras intercambiables entre Eurasia, Eustasia y Oceanía. Se retroalimentan, como los contertulios de Sálvame. Además, en un mundo globalizado de pertenencia a la Unión Europea y la OTAN, donde el Tribunal Constitucional Alemán va a marcar tu futuro económico y China seguirá exportando igual de barato, el desfile de himnos y trapos de colores me parece algo bastante sonrojante, la verdad.
  • Aunque no lo comparto, respeto que haya gente que no se sienta española y sí catalana, vasca o conquense. En este sentido tengo que decir que sí creo en el derecho de autodeterminación: si una región decide pacífica, limpia y democráticamente la secesión, deben tener libertad para fundar su nación. Catalunya está en esa situación, al contrario de una Euskadi que aún tiene demasiado cerca el fantasma de ETA. Tuvo una banda terrorista, Terra Lliure, pero a principios de los 80 se disolvió para dejar vía libre a la política. El problema es determinar como evaluar los resultados. ¿Si el 50,1% votan sí a la independencia, es suficiente para tomar una medida de tal calibre? ¿Si Girona vota sí y Barcelona no, creamos una división entre ellos? Es un tema peliagudo. Y se puede ver con el Vall d’Aran, una comarca belicosa que nunca se ha sentido catalana. ¡Ah! Y respecto a la cantinela habitual de que la Constitución no contempla la convocatoria de un referéndum, replicar que se puede cambiar, como hicieron PP y PSOE por la vía rápida para incluir en ella un principio genérico de estabilidad presupuestaria.

En fin, ójala haya calma y podamos recuperar el estado de bienestar que políticos, banqueros, mercados financieros y empresarios sin escrúpulos nos han expoliado a todos. A madrileños, catalanes, vascos, andaluces. A todos. Eso es lo que debe importar y lo que nos debe unir, porque nuestros problemas serán los mismos independientemente del país al que pertenezcamos.

Anuncios

Entry filed under: Politicastros y otra gentuza, Vida perra. Tags: , , , , , , , , , , .

Siete diferencias entre un asalto a Mercadona y la estafa de Rato #25s: 25 motivos para rodear el Congreso

1 comentario Add your own

  • 1. fj  |  13/09/2012 en 14:05

    Fantástico documento. Lleno de sentido común y sin reproches. Lo comparto al 100% (bueno excepto en la culpa de la crisis donde tb incluiría a nosotros mismos, los ciudadanos aunque en menor medida)

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Follow Reflexiones en lontananza on WordPress.com

Actualizaciones de Twitter

Categorías

Archivo

Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: