El liberalismo según Esperanza Aguirre


Tras dimitir como presidenta de la Comunidad de Madrid dijo que se mantendría alejada de la primera línea de la política, pero se reservaba el derecho a continuar al frente del Partido Popular de Madrid. Cobrando, claro. Abandonaba el cargo electo pero se aseguraba un espacio de responsabilidad en el partido desde el cual estar bien posicionada para pisotear la cabeza de Mariano Rajoy cuando fuera menester. En efecto, Esperanza Aguirre compagina su bien remunerado trabajo como cazatalentos con esporádicas apariciones mediáticas para atizar al personal, casi siempre, y para dictar cátedra sobre cómo salir de la crisis, siempre. Su propuesta: menos Estado, más libre mercado y más individualismo. Sobre todo para ella y los que le rodean.

Esperanza Aguirre, ex presidenta de la Comunidad de Madrid

Aguirre ha sido una estudiosa de la historia económica. Como ministra de Cultura fue incapaz de reconocer a Santiago Segura y definía a “Sara Mago” como una excelente pintora, pero al parecer se ha leído hasta la última coma de los postulados más conservadores: la Escuela de Austria, la Escuela de Chicago. Analizó con profusión las gestiones de Margaret Thatcher y su contemporáneo Ronald Reagan para llegar a una conclusión, toda una fuente de vida: la no intromisión del Estado en las relaciones mercantiles entre los ciudadanos, quedando limitado a un mero papel vigilante del respeto a la libertad individual; reducción de los impuestos a su mínima expresión y eliminación de cualquier regulación sobre comercio o producción. Una ley de la selva en la que normalmente ganan los ricos y poderosos.

Pero resulta que esta condesa consorte de Murillo con rango de Grande de España y nieta de condes, tira de un reportorio liberal que no es ni austriaco ni de Chicago, sino muy cañí. Analicemos algunos de los grandes hitos de Esperanza Aguirre y compañía:

  • A pesar de que desde muy joven perteneció al Club Liberal de Madrid, recién acabada la carrera de Derecho decidió que lo mejor que podía hacer era convertirse en funcionaria. Nada de pasantías, nada de soportar el sueldo y horario de mierda que en su libertad le impusiera su jefe. Con 24 años aprobó la oposición a Cuerpo de Técnicos de Información y Turismo y pasó a mamar de la teta de la administración de la que tanto despotrica. Su única experiencia en la empresa privada la está ejerciendo en la actualidad.
  • En todo un caso aplicable de las máximas liberales de igualdad de condiciones, respeto a las libertades generales y premio al esfuerzo individual, Aguirre accedió a una jefatura en el ministerio por elección directa de su tío, Ignacio Aguirre Borrell, por entonces secretario de Estado con el gobierno de UCD.
  • No deja de ser sorprendente -y sonrojante- que la principal enemigo del Estado como elemento controlador del espectro político y económico lleve tres décadas viviendo de lo público: como concejala de Madrid, como ministra de Educación y Cultura con Aznar, como presidenta del Senado y como presidenta de la Comunidad de Madrid. Y eso que, en su liberal opinión, el desempeño de cargos públicos debe ser temporal.
  • Sus familiares, a buen seguro tan liberales como ella, también se guarecen en la administración pública: su hijo es asesor en el ministerio de Economía y tiene como principal misión sentarse en el consejo del Club de Campo Villa de Madrid; su hermana es asesora de una concejala del PP en el Ayuntamiento de la capital y su primo fue fichado por Rodrigo Rato como consejero en Bankia. A todos ellos les une una fuerte pasión por el golf, deporte que ha favorecido Esperanza Aguirre durante su mandato con la apertura de numerosos campos y para el que pide la aplicación de un iva reducido. Ojo: su marido es vicepresidente de la Federación Española de Golf, su hermana es presidenta de la empresa Madrid Golf y otros familiares son consejeros en empresas relacionadas.
  • Se tienen que terminar los subsidios, subvenciones y mamandurrias“. Es el mantra habitual de nuestra heroína de cara al exterior, especialmente aplicado a sus odiados sindicatos. De puertas para adentro la lectura es diferente. Su esposo, Fernando Ramírez de Haro Valdés, un noble de España que es descendiente directo de Felipe El Hermoso, cuenta con enormes fincas agrícolas y ganaderas en diferentes puntos de España bien retribuidas por las subvenciones de la Unión Europea. La familia de este noble tiene otros terrenos a los que extrae pingües beneficios por su cesión a la administración, como ocurrió con la estación del AVE de Guadalajara a ¡15 minutos de la ciudad!
  • Viñeta cómica sobre Esperanza Aguirre
    Crédito: Manel Fontdevila
  • Sus mejores amigos son, claro, personas muy liberales. Veamos algunas de ellos: Rato, al que todos conocemos por su nefasta gestión como gerente del FMI y al frente de Bankia; Arturo Fernández, presidente de la patronal madrileña, empresario de hostelería que casualmente tiene adjudicado el servicio de comidas en la Asamblea de Madrid, también con asiento en el consejo de Bankia y a quien recientemente se le pilló pagando en negro a sus trabajadores. Y qué decir de Gerardo Díaz-Ferrán, aquel expresidente de la CEOE que decía que “Esperanza Aguirre era cojonuda” y que ahorá está en prisión.
  • La conservadora política ha sido siempre el azote de las dictaduras -básicamente de izquierdas, como la cubana- y de los gobiernos proclamados por ella misma como populistas, como el del difunto Hugo Chaves. Como buena liberal, tiene claro que la soberanía del pueblo es la única forma de gobierno compatible con el derecho fundamental del hombre a su libertad. Por eso accedió a la presidencia de la Comunidad de Madrid gracias a la “misteriosa” fuga de los diputados socialistas Tamayo y Sáez.
  • También es una ferviente defensora de la libertad de expresión. De ahí que recién aterrizada en su despacho de la Puerta del Sol designara a su ex jefe de prensa, Manuel Soriano, como director general de Telemadrid, una persona “independiente y plural”. Acusó al presentador de informativos Germán Yanke en una entrevista en directo de “comprar los argumentos del adversario” (que acabó con su cese). Y decidió conceder la inmensa mayoría de los frecuencias de radio y TDT a Pedro J. Ramírez, Federico Jiménez-Losantos, Intereconomía y otros grupos afines. Para compensar la mayoría roja, por supuesto.
  • Las privatizaciones son esenciales para el mantenimiento de la economía, y si benefician a los suyos, mucho mejor. La sanidad madrileña es un caso flagrante. Su ex antiguo consejero Juan José Güemes, a la sazón marido de Andrea Fabra, consiguió para la empresa de análisis clínicos para la que trabajaba un servicio que él mismo privatizó. Otro ex consejero de Sanidad, Manuel Lamela, asesora a la empresa que gestiona un hospital que él adjudicó.

A Adam Smith y a David Ricardo les faltó una premisa básica en su histórica teoría del liberalismo económico: el expolio de lo público. Esperanza Aguirre nos lo ha recordado.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Óscar dice:

    Muy interesantes esos detalles que nunca salen a la luz

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s