Cortos por la no violencia. La resistencia activa como única salida


El Día Internacional de la No violencia, el 2 de octubre, llegaba de luto por las imágenes que desde la víspera estaban dando la vuelta al mundo por la matanza de más de 50 personas que asistían a un concierto en Las Vegas a manos de un francotirador, y por los enfrentamientos brutales entre la policía y ciudadanos catalanes con motivo del referéndum de autodeterminación. Sólo unos ejemplos dentro de una espiral tétrica que está engullendo a la humanidad y que tiene como única salida la resistencia activa. “La no violencia es la mayor fuerza a disposición de la humanidad. Es más poderosa que el arma de destrucción más poderosa concebida por el ingenio del hombre”, decía Ghandi, cuyo legado es más necesario que nunca.

Acto por la no violencia en la Plaza de la Remonta, Madrid. 2 de octubre de 2017

La Asociación El Puente de Vallecas ha creado varios cortometrajes caseros bajo la premisa de la cotidianidad que intentan concienciar a las personas sobre la importancia de no generar reacciones que conduzcan a la violencia en su vida diaria y comprender las actitudes del otro buscando las raíces del problema. Todos ellos muestran a personas normales, de carne y hueso, que se localizan en algunos de los puntos más representativos de Vallecas pero que bien podían pertenecer a cualquier barrio de cualquier ciudad. Podrían ser nuestros abuelos, nuestros amigos, nuestros vecinos. Y vemos que con pequeños gestos se da un gran paso por la convivencia.

  • Corto 1: “No seas cómplice”. Versa sobre la violencia de género y sobre cómo un vecino puede actuar desde la resistencia activa para despreciar al agresor.

  • Corto 2: “Soledad”. Un solitario abuelo ve interrumpida su rutina por unos jóvenes que ocupan la mesa del parque a la que acude diariamente. Una muestra de cuán enriquecedor es el diálogo en oposición al enfrentamiento por intereses contrarios.

  • Corto 3: “La oportunidad”. Una joven ladrona inmigrante es pillada por la dueña de una frutería. Vemos aquí cómo se pueden resolver los conflictos de forma que no desencadenen consecuencias traumáticas.

En el día del 148 aniversario del nacimiento de Gandhi, se celebró en la plaza de la Remonta de Madrid una concentración con los lemas de “No violencia, la única salida” y “La fuerza que transforma el mundo” pidiendo soluciones dialogadas a los problemas que afectan a nuestra civilización y el fin del uso de la fuerza. El fanatismo, la xenofobia, la homofobia y la decrepitud de los valores humanos en alza nos hace preguntarnos adónde nos llevará la crisis del mundo de hoy y, sobre todo, qué haremos frente a unos cambios que pueden convertirse en irreversibles. La acción no violenta es una técnica por medio de la cual las personas que rechazan la pasividad y la sumisión pueden llevar adelante su lucha sin violencia, siguiendo el ejemplo del líder indio: “Existen muchas causas por las cuales estoy dispuesto a morir, pero ninguna por la cual esté dispuesto a matar”.

Tendemos a pensar que la violencia se concentra en los grandes referentes de nuestro mundo: el excéntrico y bravucón Trump votado por millones de personas, un dictador norcoreano que intenta perpetuar su dinastía a golpe de arma nuclear, los asesinatos sin cuartel que se producen en México, el yihadismo visceral que sacude Europa, la desconsideración hacia los refugiados o las guerras fanáticas en Oriente Próximo. Sin embargo, la violencia la tenemos a la vuelta de la esquina, en el colegio de nuestros niños o en la pescadería del barrio. No tiene por qué ser física. De hecho, la forma más extendida tiene una canalización psicológica en forma de insultos, desprecios o humillaciones. Por raza, por religión, por condición sexual. Lo peor es que en muchos casos o no la detectamos o sencillamente no hacemos la resistencia pacífica necesaria para erradicar este tipo de acciones que aniquilan la convivencia en armonía.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Gran post Fran! De obligada lectura y difusión para tener presente una realidad fatal que nos rodea a todos cada día. Mil gracias!!

    Me gusta

    1. ¡Gracias, Belén! Ojalá el mundo se normalice porque entre violencia, cambios climáticos y demás, el futuro para nuestros hijos no es halagüeño.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s