Posts tagged ‘PedroJ’

Abecedario del desastre español (I)

Veintisiete razones para encabronarse, una por cada letra del abecedario. Pero también 27 razones para aprender la lección y entre todos conseguir un país mucho mejor.

José María Aznar

José María Aznar, ex presidente del Gobierno

  • A: Aznar. Su célebre “España va bien” solo podía conjugarse en tiempo presente. Impulsó un descontrolado crecimiento económico cimentado exclusivamente en el ladrillo cuyas consecuencias estamos notando ahora. Nunca le oirás pedir perdón por la intervención española en Irak o por la hecatombe ecológica del Prestige. “El secreto soy yo”, repetía incansablemente. Gran admirador de sí mismo, tiene como principal ocupación arremeter contra el Gobierno actual y embolsarse unos cientos de miles de euros como asesor de Endesa, empresa privatizada… claro, por él.
  • B: Banca. Los bancos estadounidenses dinamitaron la economía mundial y los españoles aportaron su granito de arena al panorama doméstico. Zapatero los avaló con 100.000 millones de € para evitar el caos provocado por sus hipotecas basura a cambio de activar el crédito a empresas y familias. Muy al contrario, han cortado el grifo para los necesitados al mismo tiempo que han engordado los bonus de los directivos. Un ejemplo: Cajamadrid, obligada a fusionarse por su mala gestión, repartió 25 millones entre 10 altos cargos.
  • C: Corrupción. La política se ha convertido más en una oportunidad que en un servicio público. Se cuentan por doquier los alcaldes y concejales que han sacado tajada aprovechando la burbuja inmobiliaria y una ley que proporcionaba a los ayuntamientos plenos poderes en materia urbanística. El muchos años presidente de la Diputación de Castellón es un ejemplo de caudillismo siglo XXI. Siempre repeinado, con sus gafas oscuras, su aire chulesco y la colosal estatua en su honor del aeropuerto castellonense nos recuerdan al Chicago de los años 20. Y encima los seguimos votando: el 70 por ciento de los alcaldes “tocados” por la corrupción fueron reelegidos en las municipales de 2007.
  • Carlos Fabra

    Carlos Fabra, imputado por prevaricación y cohecho, entre otros delitos

  • D: Desempleo. Casi 4.300.000 parados y más de 800.000 familias con todos sus miembros sin trabajo agonizan en un país lastrado por la codicia de empresas como Telefónica, capaz de lograr beneficios de 10.000 millones y reservar para el próximo ejercicio una partida de 658 millones para despidos. El empleo temporal (casi el 90% de los contratos), con mínimos derechos y en muchos casos firmados por días es el triste destino para jóvenes y no tan jóvenes. ¿La solución es emprender? Posiblemente. Pero es harto complicado crear una empresa sin financiación (con la banca pidiendo avales y más avales) en un país que ocupa el puesto ¡49 del mundo! en facilidad para hacer negocios (por detrás de potencias como Puerto Rico y Armenia).
  • E: ETA. Lo que comenzó en los años 60 como una fuerza obrera de lucha contra el franquismo en una región especialmente sacudida por la dictadura, evolucionó hasta convertirse en una banda terrorista independentista que ha secuestrado, asesinado y extorsionado como pocas y en nombre de muy pocos. Ha hecho un daño irreparable a Euskadi y solo cabe su disolución sin concesiones.
  • F: Fraude. Un país nutrido de picaresca sin limites es imposible que pueda competir con sus semejantes. En España reímos la gracia al amigo que brinda porque ha conseguido burlar a Hacienda (y eso que Hacienda “somos todos”), trabajamos en negro mientras cobramos el subsidio de desempleo, negociamos para no pagar iva en la reparación del coche, los autónomos trabajan sin emitir factura, alquilamos en ‘b’ la casa de protección oficial y robamos indiscriminadamente la señal de wifi al incauto vecino. Si cada uno de nosotros hacemos esto en nuestra vida cotidiana, ¿tenemos derecho a quejarnos de lo que hacen gobiernos y empresas? La economía sumergida llega a los 200.000 millones de € y nos sitúa en la tercera posición de Europa. Una vergüenza.
  • G: Gran Hermano. Las sonrojantes peripecias de los habitantes de la casa de Guadalix de la Sierra han encumbrado esa telebasura que cínicamente se critica de puertas para fuera pero que termina eligiéndose en la intimidad de tu casa. Solo así se explican fenómenos como el de Belén Esteban, que se lleva 100.000 euros del ala al mes por balbucear estupideces a todas horas en Telecinco. La información, el análisis, los documentales y el buen cine quedan relegados a los canales temáticos.
  • Jorge Javier y Belén Esteban, reyes de la televisión

    Jorge Javier y Belén Esteban (Fuente: Clicomics.com)

  • H: Hospital. Podemos estar contentos de que la sanidad pública española no te dejará morir si careces de recursos, como ocurre en Estados Unidos. La pena es que nuestros magníficos profesionales sanitarios no se vean acompañados de una dotación de medios por las Administraciones regionales –quienes tienen las competencias en la materia- que provocan colapsos en los servicios de Urgencias y eternas listas de espera quirúrgicas. La introducción de la gestión privada en hospitales, como está ocurriendo en Madrid, es un contrasentido. Como toda empresa buscan el beneficio a cualquier precio.
  • I: Iglesia. La inmensa labor social que desarrollan los curas de barrio y asociaciones como Cáritas se ve empañada por esa jerarquía católica que vive anclada en la época de las cruzadas. La negación del aborto, del uso del preservativo y del matrimonio homosexual, amén de la crítica al Gobierno que no siga los “pasos de Dios”, son algunos pilares de una Conferencia Episcopal que ha vuelto a reelegir como presidente al ultraconservador Rouco Varela.
  • J: Jiménez-Losantos y Pedro J. El periodismo español actual se nutre de hooligans movidos por ansias de poder personales o por imposiciones empresariales. Losantos y Ramírez, como otros muchos, descartaron hace muchos años la vocación de servicio público para centrarse en apuntalar su influencia personal. El sector vive en una permanente trinchera (“estás conmigo o contra mí”), los jóvenes periodistas se ven obligados acatar órdenes (“Prohibido criticar a nuestro principal anunciante, El Corte Inglés”) y la manipulación está a la orden del día, especialmente sangrante en medios de comunicación públicos. Menos mal que nos queda Internet.
  • Rajoy, Jiménez Losantos y Pedro J.Ramírez

    El periodismo como forma de poder

  • Contiene la K: Irak. Aznar quería que España entrase en la historia y lo consiguió. Se unió a Bush y Blair en la gran mentira de la guerra de Irak, que se justificaba por la supuesta existencia de armas de destrucción masiva que nunca se confirmó y que tenía oscuros intereses petrolíferos. Después llegaría el 11-M. 192 muertos.
  • L: Liberalismo. Las políticas liberales, obsesionadas con la no intromisión del Estado en asuntos económicos y con la privatización de empresas rentables, han propiciado que estemos a merced de los “mercados”. Dependemos de las valoraciones que den las agencias de ‘rating’ (cuya misión es calificar la solvencia de los bonos emitidos por los Estados pero que atienden a los intereses de sus clientes, que son compradores de deuda pública al mejor precio), de los especuladores que a través de ‘Hedge Funds’ (agencias de inversión libre no regularizadas) huelen la sangre como los tiburones y se llevar por delante a países enteros o de aquellas aves rapaces que en época de crisis invierten en mercados de futuro, como los alimentos o el petróleo, para obtener pingües beneficios a costa de un hinchamiento de los precios.
  • M: Movilización. Tal vez aborregados por quien ostenta el poder, quizás resignados por el papel de los sindicatos mayoritarios, o bien conformistas con el status quo, lo cierto es que los españoles no destacamos por nuestra lucha en las calles. Ni la última reforma laboral promulgada por Zapatero ni el ‘pensionazo’ son material suficiente para que luchemos por nuestros derechos. Al contrario de lo que ocurre con nuestros vecinos franceses, que luchan hasta la extenuación, el españolito de a pie continúa su vida con el rabo entre las piernas. Sin rechistar y dando argumentos a los poderosos.

En breve parte 2

05/03/2011 at 19:33 3 comentarios

Manipulación en Telemadrid. Sexo, mentiras y cintas de vídeo

Si le decimos a un neocón que hemos descubierto un canal de televisión con una programación absolutamente sectaria e inmisericorde con los periodistas rebeldes, que aplaude el sexo con las jovencitas y la ingestión de bebidas alcohólicas y otras drogas, seguro que pensaría en la televisión venezolana o la cubana. Claro, el gorila Hugo Chávez y el comandante Fidel Castro, esos dictadorzuelos, son capaces de eso y mucho más. Pues mira tú que esos ingredientes –y muchos más- son los que encontramos en una emisora española. Su denominación comercial es Telemadrid, pero en amplios sectores sociales es más reconocida como TeleEspe: el panfleto multimedia de la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Casos de manipulación en la televisión pública española se han producido a espuertas, porque nuestros políticos ávidos de más y más poder ven como única posibilidad de mantenerse en el poder martillear al pueblo a través de las ondas asegurando que lo blanco es negro y lo negro, blanco. Solo cabe recordar al infame Alfredo Urdaci, jefe de informativos de TVE con Aznar que en 2003 fue condenado por manipulación al negar el éxito de una huelga general que había paralizado el país. Pero Esperanza Aguirre, siempre dispuesta a ser el novio en la boda y el muerto en el entierro, quiere superar todos los límites conocidos en el basureo televisivo atando cabos para una nueva mayoría absoluta en Madrid. La tele es una prioridad estratégica. Y si sale mal, siempre tendrá la posibilidad de convencer a un par de diputados socialistas.

La lideresa no se molesta ni en guardar las formas. No le tembló el pulso para nombrar como director general del ente a su antiguo jefe de prensa, Manuel Soriano, a quien posteriormente agradeció sus servicios ascendiéndole a la presidencia para dejar su hueco a Isabel Linares, sin experiencia en el mundo de la comunicación pero con las pautas muy claras para contentar a sus jefes y seguir cobrando 180.000 euros al año. Y así es el día a día en Telemadrid. Que hay redactores que no se pliegan a convertirse en voceros oficialistas, se les degrada y se pone en su lugar a otros cuya dignidad está a tan poca altura como su profesionalidad. Solo hay que ver el caso de Germán Yanke, apartado del Diario de la Noche porque se saltó el guión en una entrevista con SuperEspe y osó a formularle un par de preguntas comprometidas.

¿A quién contratamos para presentar los informativos y programas de opinión? A gente de la calaña de Curri Valenzuela –solo conocida por balbucear a duras penas con María Teresa Campos-, Hermann Tertsch –un ultraderechista que, encima, venía rebotado de El País, ¡doble premio!- o Ana Samboal, que procedía de una buena escuela: la Fundación FAES de Aznar… Pero en los últimos tiempos la rutina de manipulación de los telediarios se ha visto solapada por la aparición de un nuevo fenómeno televisivo que insufla nuevos argumentos a todos aquellos que exigen cambios en una emisora en mínimos de audiencia.

Manuel Soriano, ex director general de Telemadrid, recibe con toda cordialidad a Esperanza Aguirre

Primero fue Fernando Sánchez-Dragó, ese presentador que se vanagloriaba de consumir opiáceos en su informativo y que en su último libro adora mantener relaciones sexuales con japonesitas de 13 años. Y, recientemente, Salvador Sostres se jactaba fuera de antena pero delante de niños de hasta tres colegios que el mejor sexo se practica con las chiquillas de 17 a 19 años, porque sus vaginas no huelen a ácido úrico. Aguirre, siempre muy liberal, se limitó a decir que se trata de conversaciones privadas. Y Telemadrid, en lugar de despedirlos fulminantemente, mata al mensajero y busca a los culpables de la filtración de ese vídeo.

Parece claro, pues, que la presidenta se siente invencible y no está dispuesta a reconocer error alguno, bajo el paraguas de su dinero, del amiguismo de la clase empresarial, de su legión de votantes engatusados por unos kilómetros de Metro y ocho hospitales –que no estén dotados es lo de menos- y del enorme abanico de medios de comunicación conservadores que la respaldan sin fisuras. Uno de sus principales palmeros es El Mundo, periódico en el cual ¡oh casualidad! también colaboran Dragó y Sostres. Pedro Jota los exculpa de toda pena, aunque solo sea por solidaridad. Pensará que es un complot contra ellos, como el que tejieron esos sucios socialistas para destruirlo con aquel mítico vídeo de contenido sexual con la prostituta Exuperancia Rapú…

20/11/2010 at 20:27 3 comentarios


Follow Reflexiones en lontananza on WordPress.com

Categorías

Archivo

Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: