Posts tagged ‘Urdaci’

Wert y las grandes mentiras sobre la educación en España

La deforestación social ejecutada por el Gobierno de Mariano Rajoy en esta depauperada España sumó un nuevo capítulo en el Consejo de Ministros del 20 de abril con un paquete de medidas que permitirá ahorrar 10.000 millones de euros. El recopago farmacéutico disfrazado con una nimia progresividad amenaza con devolvernos a los tiempos de las curas con muérdago, la toma de control de RTVE por parte del Partido Popular nos puede retrotraer al NODO en pleno siglo XXI que perpetró Alfredo Urdaci y la subida de las tasas universitarias lleva la firma del neoliberalismo que con tanto ahínco busca un mundo a dos velocidades. La vieja reivindicación de “el hijo del obrero a la universidad” que movilizó a la juventud a finales de los 70 vuelve a tener sentido 30 años después.

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha propuesto a las Comunidades Autónomas un plan para que las tasas universitarias aumenten hasta un máximo del 66% -hasta 1.500 €-, los repetidores puedan llegar a pagar el 100% del curso (entre 5.000 y 7.000 €), la concesión de becas se endurezca y las carreras menos demandadas sencillamente desaparezcan. El argumentario empleado no sorprende: la herencia recibida, la adecuación con los precios de Europa, el Estado ya realizaría un esfuerzo importante subvencionando el 75% de la matrícula… Y lo que no dicen pero piensan: la universidad está infestada de perroflautas que dedican las horas lectivas a fumar porros y jugar al mus en la cafetería.

Frases como “en España hay titulitis aguda” o “a la universidad se va a tomar cerveza” son grandes clásicos que algunos enarbolan para apuntalar el sueño dorado de una formación superior para elites. Hay que acabar con los mitos. Según la OCDE el número de licenciados en España está proporcionalmente por debajo de los países de nuestro entorno. El problema es otro: salen de la facultad y se encuentran con un panorama desolador, con innumerables empresas que no les ve como becarios sino como mano de obra barata y con muchos de ellos accediendo a cobrar un sueldo de nimileurista en un puesto de trabajo que requiere de mucha menor cualificación. Entorno al 45% de los licenciados entre 25 y 29 años deben conformarse con un empleo que no satisface sus necesidades más básicas en este país repleto de bares e inmobiliarias y tan escaso de investigación. Ni una sola universidad española está en el ranking de las 100 más importantes del mundo por ese motivo, y peor que vamos a ir con el anunciado recorte de 600 millones de € por este concepto.

Fuente: El País

La educación vista por el genial Forges


Wert ha hecho hincapié en la anomalía que supone ver a muchas aulas universitarias semivacías. O sea, consideremos por naturaleza al estudiante como un vago y chupóptero que libro en mano se dedica a ligar con las compañeras en el campus. Pero no entra a preguntarse si no existen otras razones de mayor peso que terminan por alejar al alumno de clase: por ejemplo, la desastrosa formación y el caduco profesorado que existe en muchas facultades. Lo digo por experiencia. Mis cinco años de Periodismo me dotaron de algunos conocimientos de cultura general (asignaturas de literatura, historia, derecho, etc) y prácticamente nulos de la profesión, por increíble que parezca. Pisé los estudios de radio dos veces, los de televisión ni los vi y descubrimos el QuarqXPress de chiripa. Cuando un profesor va a clase y se limita a leer su libro, obviamente vas la primera semana y no vuelves hasta el examen para calcar el tema con comas incluidas. Memorización al poder.

Europa también suministra una buena excusa para mil y un recortes en educación. Igual que 12 € es una “minucia” por un bono de 10 viajes en Metro de Madrid en comparación con el resto de grandes ciudades del mundo, nuestra educación sale a precio de saldo. Nueva mentira. En Francia abonan 177 € por una licenciatura y en Alemania oscila entre la gratuidad y los 1.000 €, teniendo en cuenta que el salario medio en ambos países es sustancialmente más elevado que el español. Con el incremento de las tasas y la crisis económica que nos golpea, ¿cómo va a afrontar el gasto un padre de familia que además tiene que costear a su hija una residencia en otra ciudad? ¿Un joven estudiante que tenga que trabajar para colaborar con su familia y necesite de más años para acabar la carrera está castigado a pagar aún más por un supuesto “escaso rendimiento académico”?.

No sobran ni universidades ni universitarios. Indudablemente hay que mejorar la eficiencia, reduciendo las plazas en las titulaciones con un exceso de demanda que tienen el paro casi asegurado (en general la rama de Humanidades) y aumentar en aquellas con mayores salidas (nunca he entendido porqué si se necesitan médicos, no se abren nuevas facultades de Medicina), y las carreras con escasas solicitudes no eliminarlas de un plumazo sino concentrarlas en una o dos ciudades. Hay que colocar a la universidad bajo los estándares del siglo XXI y hacerla menos teórica y más práctica; hay que impulsar las becas reales en empresas para que los estudiantes adquieran conocimientos y no se conviertan en esclavos sin derechos; debemos crear un sentido de emprendimiento del que carecemos; y, sobre todo, tenemos que cambiar nuestro sistema económico para que la investigación y la innovación entierren al ladrillo para siempre.

Carta de una estudiante al ministro

21/04/2012 at 09:07 4 comentarios

Manipulación en Telemadrid. Sexo, mentiras y cintas de vídeo

Si le decimos a un neocón que hemos descubierto un canal de televisión con una programación absolutamente sectaria e inmisericorde con los periodistas rebeldes, que aplaude el sexo con las jovencitas y la ingestión de bebidas alcohólicas y otras drogas, seguro que pensaría en la televisión venezolana o la cubana. Claro, el gorila Hugo Chávez y el comandante Fidel Castro, esos dictadorzuelos, son capaces de eso y mucho más. Pues mira tú que esos ingredientes –y muchos más- son los que encontramos en una emisora española. Su denominación comercial es Telemadrid, pero en amplios sectores sociales es más reconocida como TeleEspe: el panfleto multimedia de la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Casos de manipulación en la televisión pública española se han producido a espuertas, porque nuestros políticos ávidos de más y más poder ven como única posibilidad de mantenerse en el poder martillear al pueblo a través de las ondas asegurando que lo blanco es negro y lo negro, blanco. Solo cabe recordar al infame Alfredo Urdaci, jefe de informativos de TVE con Aznar que en 2003 fue condenado por manipulación al negar el éxito de una huelga general que había paralizado el país. Pero Esperanza Aguirre, siempre dispuesta a ser el novio en la boda y el muerto en el entierro, quiere superar todos los límites conocidos en el basureo televisivo atando cabos para una nueva mayoría absoluta en Madrid. La tele es una prioridad estratégica. Y si sale mal, siempre tendrá la posibilidad de convencer a un par de diputados socialistas.

La lideresa no se molesta ni en guardar las formas. No le tembló el pulso para nombrar como director general del ente a su antiguo jefe de prensa, Manuel Soriano, a quien posteriormente agradeció sus servicios ascendiéndole a la presidencia para dejar su hueco a Isabel Linares, sin experiencia en el mundo de la comunicación pero con las pautas muy claras para contentar a sus jefes y seguir cobrando 180.000 euros al año. Y así es el día a día en Telemadrid. Que hay redactores que no se pliegan a convertirse en voceros oficialistas, se les degrada y se pone en su lugar a otros cuya dignidad está a tan poca altura como su profesionalidad. Solo hay que ver el caso de Germán Yanke, apartado del Diario de la Noche porque se saltó el guión en una entrevista con SuperEspe y osó a formularle un par de preguntas comprometidas.

¿A quién contratamos para presentar los informativos y programas de opinión? A gente de la calaña de Curri Valenzuela –solo conocida por balbucear a duras penas con María Teresa Campos-, Hermann Tertsch –un ultraderechista que, encima, venía rebotado de El País, ¡doble premio!- o Ana Samboal, que procedía de una buena escuela: la Fundación FAES de Aznar… Pero en los últimos tiempos la rutina de manipulación de los telediarios se ha visto solapada por la aparición de un nuevo fenómeno televisivo que insufla nuevos argumentos a todos aquellos que exigen cambios en una emisora en mínimos de audiencia.

Manuel Soriano, ex director general de Telemadrid, recibe con toda cordialidad a Esperanza Aguirre

Primero fue Fernando Sánchez-Dragó, ese presentador que se vanagloriaba de consumir opiáceos en su informativo y que en su último libro adora mantener relaciones sexuales con japonesitas de 13 años. Y, recientemente, Salvador Sostres se jactaba fuera de antena pero delante de niños de hasta tres colegios que el mejor sexo se practica con las chiquillas de 17 a 19 años, porque sus vaginas no huelen a ácido úrico. Aguirre, siempre muy liberal, se limitó a decir que se trata de conversaciones privadas. Y Telemadrid, en lugar de despedirlos fulminantemente, mata al mensajero y busca a los culpables de la filtración de ese vídeo.

Parece claro, pues, que la presidenta se siente invencible y no está dispuesta a reconocer error alguno, bajo el paraguas de su dinero, del amiguismo de la clase empresarial, de su legión de votantes engatusados por unos kilómetros de Metro y ocho hospitales –que no estén dotados es lo de menos- y del enorme abanico de medios de comunicación conservadores que la respaldan sin fisuras. Uno de sus principales palmeros es El Mundo, periódico en el cual ¡oh casualidad! también colaboran Dragó y Sostres. Pedro Jota los exculpa de toda pena, aunque solo sea por solidaridad. Pensará que es un complot contra ellos, como el que tejieron esos sucios socialistas para destruirlo con aquel mítico vídeo de contenido sexual con la prostituta Exuperancia Rapú…

20/11/2010 at 20:27 3 comentarios


Follow Reflexiones en lontananza on WordPress.com

Actualizaciones de Twitter

Categorías

Archivo

Entradas recientes


A %d blogueros les gusta esto: